Los mejores jugadores de ajedrez

Se puede decir que la historia está repleta de registros de personas que tomaron el juego del ajedrez por las astas durante su época. El debate sobre quién entra en la lista de los mejores ajedrecistas seguirá suscitando reacciones variadas durante muchos años. Cada persona tiene su propia manera de calificar a los distintos jugadores, y los ajedrecistas no son una excepción.

Este artículo aprecia la dificultad y tiene en cuenta los logros de los jugadores durante sus primeros años, el número de victorias en torneos importantes, el número de defensas exitosas y su contribución general al mundo del ajedrez.

He aquí una lista de los cinco ajedrecistas más importantes de todos los tiempos basada en la forma en que cada uno dominó el mundo del ajedrez durante su juego activo.

Garry Kasparov (1963)

Quizás sea considerado por muchos como el más grande de toda la historia del ajedrez. A diferencia de cualquier otro ajedrecista, Garry demostró su destreza en el juego mientras sus amigos de la infancia jugaban partidas de niños. A la edad de 22 años, ganó el codiciado campeonato mundial de ajedrez, convirtiéndose en el ajedrecista más joven de la historia.

Como se dice, toda superestrella fue alguna vez un principiante, pero Garry tuvo un comienzo único cuando fue inscrito accidentalmente en un campeonato, pero que ganó. En 1983 (22 años), Garry estaba sorprendentemente clasificado como el ajedrecista número 2 del mundo.

Al año siguiente, se inscribió en una competición para desafiar a Karpov, el entonces mejor jugador del mundo, pero perdió por poco en un encuentro de 48 partidas. Tal vez éste siga siendo uno de los momentos más atractivos de su carrera como ajedrecista.

El destino quiso que ganara el título mundial de ajedrez al año siguiente y que defendiera su título tres veces consecutivas. Desde entonces, Garry siguió siendo el jugador número uno, clasificación que defendió durante todo el tiempo que le quedaba de juego activo hasta su retirada en 2005.
Se inscribió en la escuela de ajedrez de Mikhail Botvinnik a la edad de 10 años. Su ilustre carrera en el juego comenzó a florecer a los 15 años, cuando ganó un torneo profesional en el que estaba inscrito por error. Quizás la derrota más memorable fue en 2000, cuando perdió contra Kramnik. Hasta su retirada en 2005, siguió siendo el primero en la lista de la clasificación. Fue entonces cuando ganó el prestigioso torneo de Linares por novena vez. Los registros muestran que Kasparov dominó el deporte durante años, convirtiéndose en el jugador con la carrera más larga y exitosa.

Anatoly Karpov (1951)

Karpov es recordado como el maestro nacional soviético más joven de la historia, con 15 años, cuando ganó el Campeonato Mundial de Ajedrez Junior en 1969. Derrotó a Korchnoj y Spassky y a Bobby Fisher, tetracampeón mundial cinco años después. Cuando Fischer retiró su participación, Karpov se convirtió automáticamente en el campeón vigente entre 1975 y 1985, así como entre 1993 y 1999.

Sin embargo, en un encuentro muy competitivo, perdió ante Kasparov en 1985, después de haberlo defendido con éxito dos años seguidos. Ganó el más prestigioso torneo de Linares en 1995, pero lamentablemente perdió el título en protesta por los cambios en las reglas de la FIDE.

Todos estos logros le sitúan sin duda como uno de los ajedrecistas más importantes de la historia del juego. Su partida más memorable fue la que disputó en 1994 en un torneo de Linares en el que ganó con un contundente 11/13. Algunos de los nombres que superó durante la época incluyen a jugadores de alto rango como Garry Kasparov, Boris Gelfand, Evgeny Bareev, Vassily Ivanchuk, Vladimir Kramnik sólo por nombrar algunos grandes jugadores.

Magnus Carlsen (1990)

La carrera ajedrecística de Carlsen está cargada de muchos logros increíbles, incluido el hecho de que ganó el título de gran maestro en 2004 a la edad de 13 años. Cinco años después, Magnus Carlsen entró en la clasificación Elo de más de 2800 y se convirtió en el número 1 del mundo según la clasificación de la FIDE. Su estrella como ajedrecista de carrera siguió brillando y fue en 2013 cuando entró por primera vez en la liga de oro al derrotar al entonces campeón reinante

Vishy Anand en un encuentro a 12 partidas convirtiéndose en el nuevo Campeón del Mundo de Ajedrez. Defendió con éxito su título en 2005 en un encuentro repetido con Vishy Anand. En 2014, también ganó el Campeonato Mundial de Rápidas y el Campeonato Mundial de Blitz, respectivamente. En mayo de 2014, alcanzó su mejor clasificación de la FIDE, 2882, que fue la más alta de la historia del juego.

Dos años más tarde, desafió con éxito a Sergey Karjakin, un Super-GM ruso en ese momento. Lo que distingue a Magnus como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos es que su carrera lo colocó en un pedestal de jugador sin debilidades. Es conocido por jugar un ajedrez estratégico posicional, pero al mismo tiempo rara vez pierde oportunidades tácticas, ganando a la menor oportunidad que se le presenta.

Wilhelm Steinitz (1836-1900)

Wilhelm Steinitz es considerado el padre del ajedrez moderno debido a su dominio del arte del juego. En 1873, desarrolló un nuevo estilo o estrategia de juego posicional.

Este estilo se consideraba cobarde en comparación con el tradicional estilo de ataque total. Sus contribuciones al juego del ajedrez a través de numerosas publicaciones han desempeñado un papel crucial en el ajedrez actual.

Hoy en día, Steinitz es conocido como el padre del juego posicional. Muchos años después de que saliera a escena, los mejores jugadores del mundo, como Lasker y Tarrasch, entre otros importantes jugadores, le reconocieron como su maestro.

Su estilo de juego con tacto le permitió derrotar a Adolf Anderson, un poderoso y gran ajedrecista de su época. Aunque Steinitz no jugó muchas partidas, se le recuerda por haber ganado todas ellas, incluida la que ganó a Blackburne por un contundente 7/0. En 1886 ganó el apreciado campeonato del mundo tras una larga estancia fuera del juego activo. Reinó durante 8 años, venciendo a Chigorin y Gunsberg. Más tarde perdió su título ante Lasker en 1894 antes de retirarse del deporte activo.

José Raúl Capablanca (1888-1942)

Podría decirse que es el gran maestro indiscutible del ajedrez relámpago. Lo que es único en él es que comenzó su carrera como ajedrecista a los 4 años y a los 13 años ganó al entonces campeón juvenil cubano. A los 18 años, derrotó al campeón de ajedrez estadounidense, Frank Marshall. En 1921, derrotó a Lasker, el actual campeón mundial de la época. Como nuevo campeón, consiguió ganar el campeonato mundial 6 veces seguidas, un logro que muchos ajedrecistas consideran increíble.

Capablanca fue el maestro indiscutible del ajedrez relámpago y es el jugador que comenzó su carrera a la más tierna edad de 4 años. A los 13, derrotó al campeón cubano. A los 18, derrotó al campeón estadounidense Frank Marshall con un resultado de 15-8. Finalmente, en 1921, ganó el Campeonato Mundial de Ajedrez y acabó con el reinado de Lasker.

Como nuevo campeón mundial de ajedrez, defendió con éxito su título durante seis años consecutivos. Sorprendió al mundo entero en 1922 cuando jugó 103 partidas, en las que ganó 102 y empató 1. Cinco años más tarde, perdió su título a manos de Alehine y, aunque siguió jugando en algunos de los principales torneos, no pudo recuperar su título hasta su retirada en 1931.

Por qué los jugadores mencionados merecen el título

Estos cinco grandes genios del ajedrez de su época se hicieron un hueco en la historia del juego del ajedrez. Sus logros y enormes contribuciones al juego han quedado escritos con marcas indelebles y serán recordados por las generaciones venideras. Esta es la razón por la que reúnen los requisitos para estar en la lista de los cinco mejores ajedrecistas de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *